Fisioterapia de la ATM

El trastorno o disfunción de la articulación temporomandibular (ATM), afecta a alrededor del 30% de las personas aunque sea desconocido para la mayoría de ellas. La ATM es la articulación que junta el cráneo con la mandíbula y nos posibilita, entre otras funciones, realizar los movimientos masticatorios. El dolor de mandibula es uno de los sintomas más comunes del trastorno de la ATM, pero también puede causar dolor de cuello, espalda o cabeza.

El bruxismo o apretar los dientes de forma inconsciente es sufrido por hasta un 40% de la población y es una de las principales causas de la disfunción temporomandibular. Esto sucede cuando el paciente aprieta o rechina los dientes durante la noche de manera involuntaria, habitualmente generado por el estrés, y provoca una tensión constante entre la articulación y los músculos participantes en los movimientos masticatorios.

Uno de los problemas del bruxismo es que muchas personas no son conscientes de que lo padecen, por ello es recomendable visitar a un dentista para que diagnostique el problema y empezar su tratamiento antes de que cause problemas mayores.

Síntomas de la disfunción temporomandibular

Tratamiento fisioterapéutico para las disfunciones de la ATM

Para tratar la disfunción temporomandibular suele ser necesario el trabajo conjunto de varios profesionales, generalmente dentistas y fisioterapeutas, que suelen precisar el uso de férulas de descarga, fisioterapia de la articulación temporomandibular, controlar la tensión mandibular o rehabilitar la oclusión.

La fisioterapia de la ATM puede ayudar al paciente a recuperar el movimiento natural de la mandíbula y a aliviar el dolor.

Estos tratamientos de fisioterapia están compuestos por:

1

Movilizaciones manuales y ejercicios activos

Este tipo de ejercicios y la terapia manual son muy útiles en el corto plazo para aumentar la apertura vertical.

2

Educación postural

El fisioterapeuta te enseñará distintos métodos para reequilibrar la postura y mejorar la posición en reposo que adopta nuestra mandíbula, cuello, cabeza, esternón y omóplatos.

3

Tratamientos especiales para el alivio del dolor

La fisioterapia de la ATM aplica estimulación nerviosa eléctrica transcutánea y frío o calor en las partes afectadas por el dolor.

4

Tratamiento con terapias manuales

Se buscará la relajación muscular mediante masajes en zonas periféricas a la ATM como la espalda y el cuello, técnicas miofasciales o la desactivación de puntos de gatillo.

5

Procedimientos de autorrelajación

Técnicas para aprender a identificar que músculos se ponen tensos cuando uno se encuentra nervioso y como destensarlos con técnicas de autorrelajación.