Parafina

La parafina, obtenida de la destilación del petróleo, es una sustancia blanca en forma de cera habitualmente empleada por sus características físicas para generar calor.

La parafina es calentada hasta su punto de fusión por nuestros aparatos especializados para poder usarse en termoterapia. El baño de parafina favorece la relajación muscular y el alivio de espasmos y contracturas.

En caso de reumatismos y de traumatismos en las manos o pies es el método a utilizar para aplicar la termoterapia.

El baño de parafina tiene un efecto terapéutico 6 veces superior al del agua  y la analgesia que provoca es más duradera y efectiva.

En primer lugar se introduce la mano o el pie en un recipiente con parafina durante unos segundos. Después se retira la mano o el pie y esperamos hasta que la parafina se enfríe y forme una capa sólida; el proceso suele durar aproximadamente entre 15 y 20 minutos. Finalmente se retira la zona tratada y se aplica alcohol.

Indicaciones para la parafina